15. Durmiendo a Gufi

Pasito a pasito. Ese fue el consejo que me daba mi abuela cuando me bloqueaba. Aquella noche lo pasé fatal y terminé por meterme en la cama a las cuatro y media.

Gufi, mi gato, se subió y me entretuvo jugando con el cordón del pijama por lo menos una hora más. Era la distracción perfecta para no mirar el móvil por enésima vez porque a esas horas nadie iba a estar conectado.

Pero el mamonazo no paraba, tenía más energía que yo con un Red Bull en ayunas. Así que lo tumbé sobre la almohada y le puse musiquita para dormir mascotas.

FUENTES DE INSPIRACIÓN

Música para dormir mascotas, música para dormir gatos, música para dormir perros, música para dormir pájaros, sonidos para animales, música para tranquilizar animales.