14. El futuro estudiantil

Las tres en punto de la mañana. Seis horas para el examen de Filosofía y yo en el escritorio pasando páginas de apuntes como si fuera propaganda de Media Markt, pero con menos interés, claro está.

Y otra vez entró mi padre en la habitación a darme la chapa. Que si debía pensar lo que iba a hacer en los años siguientes, que si debía plantearme un futuro universitario, que si pensaba casarme y tener hijos…

Tío, yo no sé qué les da a los padres por joder con esas preguntitas cuando menos te lo esperas. Cuando tienes dieciocho años los debates filosóficos de madrugada solo son posibles con una botella de vodka en la mano derecha y otra de ron en la izquierda. Si ni siquiera sabía qué iba a hacer cuando viera a Laura en clase no sé qué expectativa podría tener mi padre con mi futuro.

“En verano me lo preguntas, ale, marcha de aquí”. Y le eché de la habitación. Demasiado agobio para una noche de estudio.

FUENTES DE INSPIRACIÓN

Música para estudiar temas complicados, música para facilitar la lectura y la memorización, música especial para una noche de estudio.