1. Dulce introducción al caos

Siempre he creído que el destino no es una casualidad, que Dios no existe, que los profesores viven de puta madre y que el amor es un invento tan precioso como jodidamente cruel. Pero es muy complicado describir eso que sientes cuando alguien que te gusta pasa por tu lado. Unos dicen que se te encoge la garganta, otros que se ponen a revolotear mariposas en tu estómago. Yo, simplemente pienso que es una putada enamorarse.

Pero ahí estaba. Por enésima vez en cuarenta y siete minutos, a tres de que terminara la clase de Lengua, mirando de reojo a Laura como si ella me fuera a devolver la mirada. ¡Qué ilusión más tonta, oye! Creo que no sabía ni que existía.

Y sí, sonará a chico enamorado, no sé si era algo idílico o qué cojones, pero cada vez que me ponía a escribir una canción era incapaz de juntar dos versos con sentido. Todo era un caos porque nunca pasaba nada.

FUENTES DE INSPIRACIÓN: Dulce introducción al caos de Extremoduro, Carolina de M-Clan, Tu calorro de Estopa, Cadillac solitario de Loquillo, Hablando en plata de Melendi, Lo niego todo de Joaquín Sabina, Locura transitoria de Extremoduro, Salir de Extremoduro, Siete vidas de Antonio Flores, Tu jardín con enanitos de Melendi, Zapatillas de El Canto del loco, Golfa de Extremoduro.